Para este tipo de manchas proponemos utilizar un buen detergente y dejar actuar unos minutos. Tomamos una servilleta o papel de rollo de cocina y quitamos el excedente.
Ahora si, nuevamente el piso sin olor ni manchas.