Si la mancha aún está húmeda, aplica agua oxigenada, agua con bicarbonato o incluso soda. Deja actuar sin refregar ni lavar, solo seca suavemente con una toalla limpia.

Si derramaste alguna bebida y la mancha ya esta seca, utiliza vinagre o el jugo de un limón. Luego de un rato, aclara con agua y papel absorbente.

Si la alfombra está muy sucia, se recomienda usar sal para su limpieza  y desinfección. Coloca una capa de sal sobre toda la alfombra y luego de 2 horas pasa la aspiradora para eliminar los granos de sal.  Este truco casero permite mejorar el tono de los colores y quitar la suciedad.